E-commerce en Colombia: las plataformas de pago son el gran obstáculo para su despegue

4
79

En estos últimos meses, he leído en internet, decenas de artículos en los que se habla del gran momento que pasa el e-commerce en Colombia con cifras de ventas astronómicas y cada vez más gente que prefiere comprar desde la comodidad de su casa u oficina.

Si bien es cierto que las cosas van por buen camino, creo que todavía el gran obstáculo para que el e-commerce despegue definitivamente en Colombia, son las plataformas de pago. Y no voy a  hablar por cosas que la gente me cuenta, sino en este caso, voy a hacerlo desde la experiencia propia.

Hace unos meses estoy trabajando en un nuevo proyecto, una tienda online de productos para “geeks” (cosasgeek.com) y me he encontrado en el dilema de elegir la plataforma de pago para Colombia. Y me refiero específicamente a Colombia porque venderle  al mercado internacional no es tan complicado ya que existen plataformas muy estables y económicas como PayPal, Skrill (antes Moneybookers) y Google Checkout entre otras. Lamentablemente en Colombia no hay tanta variedad y creo que ese es el gran problema.

Para empezar, las plataformas de pago en Colombia son extremandamente costosas, realmente no se si es culpa de ellas o de los bancos y sus altísimas comisiones, pero para los márgenes de ganancia que manejan los comercios hoy en día, es casi imposible implementarlas sin terminar convirtiéndose en sus “socios” compartiendo los ingresos que tenemos casi por mitad con la plataforma de pago (incluso en ciertos casos, el porcentaje que se lleva la plataforma es más alto que nuestras ganancias).

Si entramos en las comparaciones, por ejemplo el costo aproximando de una plataforma de pagos en Colombia es alrededor del 10% del valor de la transacción cuando en otras plataformas internacionales como PayPal es el 2.9% o menos sin hablar del costo de  las “inscripciones” que en algunos casos en Colombia, supera la absurda cifra de 500 dólares.

Si hablamos de la facilidad para abrir una cuenta, en el caso de PayPal o Skrill no nos demoramos más de 10 minutos para poder empezar a utilizarla. En cambio en Colombia tenemos que enviar copia de los papeles de la empresa, cámara de comercio, contrato impreso y firmado, Copia del RUT, NIT y cuanto “papelerío” se les ocurra.

Por último está el tema de los fraudes. Se supone que si uno contrata una plataforma de pagos administrada por “terceros”, es porque no cuenta ni con el dinero, ni con la infraestructura necesaria para hacerlo por cuenta propia. Entonces, uno piensa que si alguien compra con una tarjeta robada, clonada o lo que sea usando una plataforma de pagos que uno no administra, no tiene por qué ser el comercio quien asuma esa perdida, sino la plataforma que uno está contratando (que se supone debe tener todas las herramientas de seguridad y de control necesarias para evitar en lo posible que esto ocurra).

Esto pasa por ejemplo en el caso de PayPal, que “asume” esas perdidas y nos protege contra esos casos de fraude (también protege al comprador en el caso que el que no cumpla sea el comercio). Lamentablemente esto no sucede en las plataformas de pago que operan en Colombia, al menos las que yo he probado. Si hay un fraude, lo asume el comercio (esto es como si el banco donde tenemos nuestro dinero nos dijera que si entran a robar al banco, nosotros asumimos las perdidas).

Creo que mientras esta situación no cambie, mientras las plataformas de pago junto con los bancos y las franquicias de tarjetas de crédito no bajen sus costos de operación, mientras sea tan complicado abrir una cuenta en una plataforma de pago para Colombia, el e-commerce en este país no va a llegar al nivel que tiene en otros países.